La bisexualidad

Algunos investigadores vuelven a sostener hoy en día que podría haber causas endógenas para este tipo de conducta sexual, pero son los mismos que dicen que toda conducta que se aleje de una norma tiene como principio y fin algún cambio metabólico, descartando los elementos emocionales o psicológicos.

Popularmente se dice que es bisexual un individuo que tiene prácticas con personas de ambos sexos. Desde lo evolutivo y lo morfológico, vemos que en los fetos hay una constitución básicamente bisexual, en la cual luego se van definiendo los caracteres sexuales hacia uno u otro sexo genéticamente determinado. Los embriones, en su primer estadío, son morfológicamente femeninos hasta que, en el caso de los varoncitos, los andrógenos fetales los van diferenciando; pero, de no existir esta hormona, aunque genéticamente sean varones pueden nacer con caracteres femeninos o con cuadros de hermafroditismo. Freud introduce el concepto de bisexualidad en psicoanálisis y nos habla de que todo ser humano tendría constitucionalmente disposición sexual tanto masculina como femenina, y esto se manifiesta en los conflictos que experimenta el sujeto para asumir su propio sexo.

Basado en los datos de la anatomía y la embriología, agrega: que “cierto grado de hermafroditismo anatómico es normal. En todo individuo varón o mujer, hay vestigios del aparato genital del sexo opuesto, de allí que los organismos sean originariamente bisexuales”. Para Freud “el sexo dominante en una persona habría reprimido en el inconsciente la representación psicológica del sexo vencido”.

Desde lo hormonal también se evidencia el mismo fenómeno: todos tenemos hormonas femeninas como masculinas, claro que en distintas proporciones. Si en el varón aumentan los estrógenos y la prolactina puede haber crecimiento de las mamas y afinamiento de la voz. Si en la mujer aumentan los andrógenos, hay aparición de hirsutismo (aumento del vello) y voz más gruesa. Pero es interesante destacar que estos casos no siempre comportan inclinaciones hacia el mismo sexo y, por el contrario, en los homosexuales no se detectan variaciones en las tasas hormonales respecto de los heterosexuales. Pero, para agregar mayor confusión, hay quienes hablan de que podrían existir alteraciones en los receptores celulares de esas hormonas.

En los chicos suelen verse contactos con otros de igual sexo; pero esto constituye parte de su evolución sexual. Muchos padres, aterrados por su propio temor a la homosexualidad, ven en estos juegos prácticas aberrantes en lugar de entender que son propias del crecimiento.

Podríamos hablar de este tema durante horas y horas, sin llegar a tener conclusiones claras, y no sabemos si en realidad habría que tenerlas. Sostenemos que en esta espinosa cuestión las opiniones personales cuentan más que en ninguna otra: hay personas muy esclarecidas que aceptan intelectualmente la homosexualidad, pero la rechazan afectivamente y no desean para sí o para sus hijos este tipo de prácticas.

La homosexualidad

La cuestión de la homosexualidad ha sufrido distintos vaivenes a lo largo del tiempo y fue sucesivamente aceptada, rechazada, perseguida o reconocida. En la elección homosexual confluyen tantos parámetros como en cualquier otra actividad sexual, lo que indica que nunca se podrá entender a través de uno solo de ellos. Es decir que no podemos analizarla con el exclusivo prisma de la moral o de lo legal, o desde una óptica psicoanalítica o desde el placer.

Sabemos que la homosexualidad, tanto la femenina como la masculina, es una práctica conocida desde la antigüedad. La denominación no deriva del prefijo latín homo que significa hombre, sino del vocablo griego homoios, que define lo que es igual o semejante: homeopatía (cura por el similar), homogéneo (algo parejo), homólogo. Desde lo etimológico, homosexual sería quien tiene afinidad sexual por personas de su mismo sexo. A las mujeres homosexuales también se las denomina lesbianas, en honor a la isla de Lesbos donde residía la poetisa Safo, célebre por la belleza de sus cantos al amor y al amor homosexual en particular. Allí, en “la morada de las discípulas de las musas” cantó a la “amada ausente”, a quien “igualaba a una diosa insigne” y “aguardaba con el fuego prendido en el corazón, abrasado de deseo”.

Se ha discutido mucho sobre la definición de la homosexualidad como enfermedad y ha habido, y sigue habiendo, enormes controversias. Es cierto que no es un cuadro nosológico en sí mismo: uno puede ser homosexual neurótico, psicótico, psicopático o normal desde el punto de vista psiquiátrico, al igual que los heterosexuales. La Organización Mundial de la Salud retiró a la homosexualidad del listado de enfermedades. La Asociación Norteamericana de Psiquiatría (APA) ha hecho una declaración en contra de las llamadas terapias correctivas.

Sin embargo, ya en el DSMIII (Manual de diagnóstico de la Sociedad Norteamericana de Psiquiatría) se diferencia entre una homosexualidad egodistónica, que es aquella en la cual la persona tiene conflictos con su tendencia homosexual y sufre por ello, de otra egosintónica, en la cual la persona no siente su situación como un padecimiento, sino como una elección y goza con ella.

Sobre la base de estudios antropológicos se puede afirmar que la homosexualidad es una constante universal de la cultura. Se ha observado su presencia tanto en pueblos primitivos como en otros altamente desarrollados; en sociedades en decadencia tanto como en aquellas que estaban en su apogeo, y no depende de los valores religiosos de una civilización dada. Siempre se menciona a los griegos, que habían alcanzado altísimos niveles culturales y políticos, como cultores del amor homosexual. En esto cabría hacer una aclaración: en principio eran partidarios de un pansexualismo, es decir un culto al amor y al erotismo. No solían ser homosexuales exclusivos y amaban la virilidad total. Esto se apoyaba en una verdadera aversión o desprecio por las mujeres (misoginia), a quienes consideraban inferiores. Platón, en “El Banquete”, aconsejaba enviar a la guerra a parejas de varones para que se defendieran mutuamente. Algo de esto ocurría con la pareja de Aquiles y Patroclo, en “La Ilíada”.

Los romanos continúan en cierta manera con este tipo de amor y junto a sus mujeres poblaban sus lechos de bellos efebos y favoritos. Es célebre el caso de Adriano (y recordemos las magistral novela “Memorias de Adriano” de M. Yourcenar) que amaba a las mujeres pero que desfalleció cuando se suicidó el joven Antinoo, que era su favorito. En esto los griegos y los romanos instauran un tipo de relación maestro discípulo, en la que también interviene el erotismo de los cuerpos. Pero habría que hacer la salvedad de que estos amores homosexuales se conocen desde el marco de las prácticas sexuales de las clases dominantes, que eran, en última instancia las que escribían las crónicas de la época.

¿LA HETEROSEXUALIDAD EN PELIGRO?

La heterosexualidad está entrando en un gran reto histórico con el advenimiento
de una nueva era “la era hegemónica mundial de la homosexualidad” y sus
“variantes” Las “variantes” que no son otra cosa las “preferencias sexuales” ;
aforismo bien intencionado pero el termino es tan amplio que se presta para
confusiones oportunistas. La heterosexualidad está amenazada y va en camino de
extinción rápida, va en camino de perder su trono en el jardín del “edén moderno”
.Las “preferencias sexuales” una frase clave de la homosexualidad está trayendo
cosas muy extrañas. La promoción subliminal a los niños ya está presente en el
modelo del cruce de especies que se manifestó en la película Madagascar que
vieron millones de niños en el mundo en donde una jirafa tiene “preferencia sexual”
por un hipopótamo y viceversa. En la televisión otro ejemplo es un anuncio de los
aromas Wick donde una Jirafa es la mamá de dos ositos en vez de ser la mamá de 2
jirafitas como seria lo normal.

Qué clase de mensajes son estos para los niños ¡

¿Habrá una tácita y premeditada intensión para infiltrar una errónea educación
sexual a los niños del mundo? La intención está ahí en esos ejemplos y en
tantos otros que penden como la “espada de Damocles” sobre el futuro , no solo
de la heterosexualidad sino que también va sobre la conservación y preservación
de la especie y del orden procreador dinámico de la naturaleza. Se atenta
tácitamente sobre la creación normal de criaturas humanas. Por cuando todo gira y
se trata de hacer dinero no podemos dudar que la compra-venta y alquiler de
vientres no es un servicio social a la humanidad sino un negocio muy lucrativo por
lo que se da vista larga a un asunto tan grave.

El orden de procreación natural y la heterosexualidad

Las relaciones heterosexuales están protegidas por las leyes estrictas de la
naturaleza y sus excepciones llamadas fenómenos de la naturaleza. Al ritmo que
va la promoción de la homosexualidad hace inminente que se desarrolle una
prevención educativa efectiva sobre la importancia de la heterosexualidad y la
preservación de la especie humana.

La tortilla se podría virar al revés y en unas cuantas décadas la
heterosexualidad se convertirá en un fenómeno raro de la naturaleza. Prevalecería
la familia homosexual sobre la heterosexual apoyada por la compra-venta de
vientres, el gran negocio lucrativo.

El perfecto orden de procreación natural y creación de la raza humana depende
estrictamente de la heterosexualidad que indiscutiblemente está amenazada por el
auge y preponderancia que está tomando la homosexualidad alentada por el respeto a
los derechos humanos y respeto a la “preferencia sexual “del individuo. Cualquier
razonamiento que se exponga como este mismo planteamiento; rápido se grita
¡homofobia!

¡Respeten la “preferencia sexual”! Es un grito muy válido, los homosexuales son
seres humanos como todos y merecen respeto de todos, compresión, aceptación, amor
especialmente en el seno de la familia. Por lo regular los homosexuales son seres
maravillosos y muy amorosos. Debe estar claro que nada tiene que ver con
homofobia el planteamiento aquí traído.

De hecho también deberían crearse programas educativos estrictamente dirigidos a
combatir la homofobia y educar sobre la homosexualidad y sus derechos sin olvidar
la defensa del orden de procreación de la naturaleza que esta constituida en la
heterosexualidad.

Holanda, un supuesto modelo mundial de liberación

Resulta que ahora un partido político en Holanda está buscando la legalización
de una “preferencia sexual” llamada pederastia que es el derecho a tener sexo con
niños y animales.

¿Que les parece? ¿Hacia dónde van los terrícolas” Esto no está lejos de Puerto Rico
pues hace unos días se presento un caso patético en el programa de televisión
llamado Caso Cerrado que dirige la Dra. Ana María Polo. Se presenta una mujer a
demandar a su hermana porque la encontró teniendo sexo con su perro y pedía en su
demanda que le devolviera su perro. A lo cual demandada se negó rotundamente El
esposo de la demandada se presentó como testigo de su esposa, para declarar que
la relación de pareja mejoró desde que metieron el perro en la cama.

Entonces en esa cama lo que faltó fue el niño para completar la pederastia que
peticionan los Holandeses. El planeta entero está ardiendo en llamas de locuras
sexuales .Si no hay un detente, se vislumbran aberraciones a granel ,
fabricaciones de niños a la medida para complacer de las fantasías sexuales de la
pederastia. No sabemos que mas invento nefasto nos sorprenda con lo lucrativo que
se perfila el negocio de compra-venta y alquiler de vientres.

La tercera ley de termodinámica y la relación heterosexual

La heterosexualidad no viola la tercera ley física de termodinámica. La ciencia
investiga crea teoría y leyes que no son respetadas. La física es la ciencia que
ha corroborado el orden con que se rige la dinámica de la naturaleza humana.

La tercera ley de termodinámica dice: Cuerpos en desorden gastan energía y no
producen trabajo. Lo que es igual a decir que dos homosexuales, hombres con hombre
o mujeres con mujer pueden hacer todo el sexo y todo el tiempo que quieran, gastar
toda las energía de movimiento que quieran en su esfuerzo y no producirán jamás
trabajo que es engendrar una criatura.

En lugar de trabajo producirán entropía que en la tercera ley de termodinámica es
una acumulación de más desorden porque se está en violación de las leyes de la
naturaleza. Dicho de otra manera: no se produce trabajo, que es la gestación
natural de una criatura natural porque los cuerpos están en desorden termodinámico.

La naturaleza sabe que sabe, como sabe que sabe la homeostasis en la fisiología
humana que dirige todas las funciones fisiológicas del cuerpo en forma
autorreferente (quiere decir que la homeostasis no necesita dirección de nada ni de
nadie pues se refiere a sí misma). Igual una semilla de plátano no produce
quineos, ni una semilla de chinas produce manzanas porque lleva en si misma la
información de la naturaleza, el código genético correcto , el orden especifico
de la naturaleza que e crea la vida.

La relación heterosexualidad y los 4 elementos de vida

¿Qué es vida? Vida se define como, energía para el movimiento e información para
el orden. Sin estos cuatro elementos, energía, movimiento, información y orden no
es posible la creación de vida.

Estos elementos están contenidos solamente en la relación heterosexual y no así
en la relación homosexual en donde los cuerpos están en desorden gastan la
energía en el movimiento y no tienen la información para crear vida.

El hombre puede cambiar a la naturaleza mediante alteraciones genéticas como se hace
con las semillas. Aparentemente las alteraciones genéticas no tienen consecuencias
como por ejemplo los “injertos” de frutas.

Lo moderno es que la pareja homosexual recurra a la compra-venta de un vientre
para tener un bebe y constituir un hogar, una familia. Las intenciones son hermosas
pero no sabemos el impacto social, emocional y psicológico que esto traerá en el
futuro de esas criaturas; en cierto modo eso también son injertos, violaciones a las
leyes de la naturaleza. Lo desafortunadamente y despiadadamente triste es que la
especulación económica esta detrás de todo esto.

La heterosexualidad, la visión alimentaria de la Naturopatía

1. La Naturopatía no tiene criterios, ni pruebas científicos para afirmar que
en la heterosexualidad o homosexualidad hay un factor alimentario en cuanto a
la ingesta de hormonas a muy temprana edad. Sin embargo teóricamente es lógico
sospechar que la utilización de hormonas en la industria de aves y ganados,
que a su vez trasfieren a los lácteos, y que a su vez vienen a nutrir nuestros
infantes , niños así como a la ciudadanía en general ; podría ser móvil de
investigación. La justificación para investigar es el crecimiento dramático de
la población homosexual en los últimos anos.

La ingesta de pollos crecidos con hormonas es preocupante. La gallina ya no
tiene su maridito; el gallo, por lo que su vida sexual es anormal y los huevos
que se comen son células haploide (célula que solo tiene un solo juego de
cromosomas). La ingesta igualmente de otros alimentos hormonalmente alterados
pudiera dejar teóricamente una información incorrecta en el hombre y la mujer
afectado la heterosexualidad normal del individuo en forma dramáticamente
desde su infancia afectando su orientación sexual a lo largo del tiempo pasando
de generación en generación.

Teoría extremadamente ridícula

La teoría de las hormonas en los alimentos podría parecer extremadamente ridícula
tanto para la industria de alimento como para las farmacéuticas que viven de la
enfermedad. Las relaciones homosexuales anales traen consigo infecciones de todas
clases, virales , bacterianas, parasitarias ,Sida y hasta cáncer de colon. Mientras
más gente en el globo terráqueo este teniendo relaciones anales más cercanos
estamos de epidemias y hasta pandemias si no hay un control educativo y
preventivo a nivel mundial de lo que es una inoculación rectal de microorganismos
infecciosos entre seres humanos sean estas relaciones homosexuales o
heterosexuales.

Lamentablemente la salud no produce dinero y la prevención de las
enfermedades resultan ser un enemigo de la industria farmacéutica que también
controla económicamente a la comunidad científica. Por lo cual la prevención
de enfermedades solo está enfocada en las en la vacunas. Solo se hacen
investigaciones en esa dirección.

Las vacunas son también el mercado cautivo más grande de dinero consideradas
preventivas de enfermedades y para la ciencia medicas son intocables. Por otro
lado las enfermedades están glorificadas y preservadas en celebraciones del
“día nacional de tal o cual enfermedad” que hace que muchos enfermos se
sientan orgullosos de su enfermedad. La comunidad científica definitivamente no
está preocupada por la conservación de la heterosexualidad y mucho menos de
investigar la teoría de los efectos negativos de las hormonas en los alimentos
sobre la homosexualidad.

Para colmo ahora los científicos últimamente llaman a las epidemias y
pandemias “terrorismo de la Naturaleza” cuando los terroristas son los seres
humanos que contaminan los mares y enferman las aves por la explotación y el
enriquecimiento desmedido. Igualmente se transgreden leyes de la
naturaleza por intereses económicos. Cuando la naturaleza enfurece en búsqueda
de su lugar y produce sus fenómenos a eso se le se le llama “terrorismo de
la naturaleza.” ¡ Tremenda ocurrencia! Así mismo cuando la heterosexualidad
se halla mermando frente a la homosexualidad la comunidad científica gritará
¡terrorismo de la naturaleza!

LA SEXUALIDAD

La sexualidad es una manera de comportarnos, de sentir, de hacer y tiene que ver con factores biológicos, psicológicos y sociales. En la sexualidad tenemos que analizar la sociedad, la familia o el grupo humano que rodea a la persona “x” que estamos hablando, por otro lado tenemos que pensar “¿Quién es esa persona?” desde el punto de vista psicológico, también se debe ver desde el punto de vista biológico por que no es lo mismo hablar de sexualidad masculina que hablar de sexualidad femenina.

Cuando se llega a agrupar esos tres conceptos, es decir el social, el psicológico y el biológico, se puede hablar de sexualidad. La sexualidad tiene funciones especificas en el ser humano y la principal es el placer y la otra es la cercanía con el otro; esto es de manera primordial, porque la función secundaria de la sexualidad en el ser humano es la reproducción.

¿Cómo se manifiesta la sexualidad?

La sexualidad se manifiesta de muchas maneras. Desde cómo se considere uno, masculino o femenino, cuál es la identidad que se tiene como genero o sexual. También se manifiesta con un actividad que es explícitamente sexual, juegos sexuales , etc.

¿Desde que edad?

La sexualidad se manifiesta desde etapas tempranas. Hace tiempo apareció una teoría psicoanalítica que señalaba que el niño tenía sexualidad. También se pensaba que la sexualidad aparecía con el desarrollo de las características sexuales secundarias, es decir cuando en la adolescencia se desarrollan biológicamente los cuerpos del hombre y la mujer.

Desde la época de Froyd, y a raíz de sus investigaciones, él interpretó que el niño tenía manifestaciones sexuales pero se dejó claro que son distintas a la de los adultos. En los niños es frecuente la curiosidad por las diferencias corporales y se llega a mostrarse entre ellos sus partes genitales como un acto de reconocimiento de sus diferencias. Esto hace parte de la actividad sexual sana entre los niños.

¿La sexualidad se aprende?

Si bien partimos de la biología, de impulsos sexuales, un aparato hormonal que maneja un aparato reproductivo, no es posible explicar todos los comportamientos sexuales humanos individuales por medio del instinto. Hay muchos comportamientos sexuales distintos y personas que no desarrollan la sexualidad. Esto demuestra la incapacidad de explicar la sexualidad por el instinto.

La sexualidad más que aprendida es construida. Es decir, que las manifestaciones que uno tiene de su propia sexualidad se van construyendo a lo largo de la vida.

¿Son sinónimos las palabras sexualidad y sexo? Qué diferencia existe entre los dos?

No. La palabra sexo tiene dos cognotaciones. Una es el sexo de genero, la diferenciación biológica entre el hombre y la mujer, de cómo está compuesto cada uno de sus cuerpos. La otra es la actividad sexual explícita, el contacto genital coital.
Este término tiene que ver con sexualidad pero no es sexualidad.

¿Cuánto tiempo dura la sexualidad en el ser humano? ¿Se termina en algun momento?

La sexualidad no se termina nunca. Muere con uno. Se piensa que la sexualidad es una cosa como de jóvenes, pero la sexualidad tiene cambios a lo largo del ciclo vital del ser humano. En todas las etapas del ciclo humano las manifestaciones de la sexualidad son distintas.

En la infancia las manifestaciones son de curiosidad, de masturbación que se da con mucha frecuencia y puede a llegar a ser normal. En la adolescencia se da la posibilidad de empezar una actividad sexual con el otro o se sigue con la masturbación. En la edad adulta la sexualidad se pega más al hecho de conformación de una pareja, claro que buscando siempre el placer, y la búsqueda de la reproducción como respuesta del ser humano de prolongarse, de alguna manera, en la tierra.

Finalmente, en el anciano, si bien todas las funciones del cuerpo sufren cambios y empiezan a declinar, eso no quiere decir que la actividad sexual desaparezca. Lo que ocurre es que la respuesta corporal a estímulos sexuales es más demorada y la capacidad de recuperación es muy lenta comparada con la juventud.

Hay estudios que señalan que en personas que han tenido una actividad sexual frecuente y satisfactoria, la posibilidad de prolongar su actividad sexual cuando sea anciano es mayor que en casos contrarios.

BIENVENIDO

Hola, que tal!!! bienvenido, a partir de este momento debes cuidar tu opiniòn acerca de diferentes temas sexuales. El cuidar tu opinion significa que puedes expresar lo que piensas en todo momento y al mismo tiempo respetar lo que expresen los demàs. La idea es conocer lo que dice la gente sobre aspectos como la heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad. Gracias y esto es… DUOSEX